Mim Stern
  • Lugar donde sirven: Filadelfia, Pennsylvania, Estados Unidos
  • Iglesia de origen: Souderton (Pa.) HEC
  • Desde que sirve: 1952

Miriam Stern, conocida por todos como Mim, comenzó su carrera misionera con su hoy fallecido esposo Pete en el año 1952, sirviendo en Zambia y también en Zimbabue.

Aunque trabajaban profesionalmente como enfermera y maestro, ellos también tenían otras responsabilidades como misioneros, entre ellas la administración, la fundación de una iglesia urbana y el lanzamiento del Youngways Hostel, en el cual durante un período de doce años, fueron padres temporales de más de sesenta menores. En Zambia, Pete y Mim presenciaron las etapas en que la nación fue pasando de su era colonial a la independencia, y animaban a los jóvenes zambianos cuando estos asumían papeles de liderazgo. Como representantes del país en Lusaka, Zambia, establecieron contacto con numerosos viajeros y mantuvieron una estrecha conexión con la oficina de los Estados Unidos.

En agosto de 1986, al regresar de su servicio en el extranjero, siguieron sintiendo una fuerte atracción por las personas de otras culturas y nacionalidades. En el mes de julio siguiente, se establecieron en el oeste de Filadelfia, cerca de la Universidad de Pennsylvania, donde estuvieron activos en un programa que cumplía las siguientes metas:

  1. Establecer relaciones con los estudiantes internacionales a través de la enseñanza del inglés, la revisión de la gramática en sus trabajos de investigación, además de proporcionarles transporte para mudarse, actuar como abuelos, escuchar, y dar consejo cuando era lo adecuado.
  2. Compartir el Evangelio con los estudiantes internacionales por medio de actividades en la Philadelphia House, como estudios bíblicos, darles hospitalidad e invitarlos a pasar la noche con ellos.
  3. Visitar y exhortar a las congregaciones de los Hermanos en Cristo para que reconocieran el campo misionero que tenían frente a sus puertas.

Pete, el esposo de Mim, falleció el 22 de octubre de 1994. En el año 2003, Mim se mudó a una residencia para estudiantes internacionales en el oeste de Filadelfia, donde continúa usando su vida en compartir a Cristo con los demás. Su deseo más profundo es que todos los cristianos actuemos con deliberación en cuanto a alcanzar el campo misionero que tenemos frente a nuestras mismas puertas.