Las Misiones Mundiales de los Hermanos en Cristo de EE.UU. existen para educar y preparar a la Iglesia a fin de hacer discípulos de Jesucristo en las diferentes culturas que existen en el mundo.

A nivel mundial, más de tres mil millones de personas tienen poco acceso o ninguno al Evangelio. En medio de esta realidad, las Misiones Mundiales de los Hermanos en Cristo de EE.UU. desean darles prioridad a los pueblos menos alcanzados.

Acercándonos a las personas y a las comunidades, enfocamos el ministerio de una manera integral, compartiendo el Evangelio, entrenando líderes, atendiendo a las necesidades prácticas, y fundando y sosteniendo congregaciones en el mundo entero.