Siguiendo a Jesús. Sirviendo a los demás. Haciendo discípulos!

Dedicamos nuestra vida al ministerio divino de la reconciliación.